17 noviembre 2010

Con mucha historia (II)




Hace tiempo os mostré una cajonera antigua de mercería que contenía unos hilos de bordar. Si recordais procedia de una vieja tienda familiar. Ahora quiero enseñaros unas puntillas que estaban guardadas en el mismo lugar. Deben tener los mismos años que el mueblecito, mas de setenta. Algunas son restos que sobraron de alguna labor. También hay puntillas que pertenecieron a una almohada o una sábana y conservan la forma de la prenda. Incluso, hay algunas que incluyen el soporte de cartón donde estaban en la tienda, la etiqueta y el precio. Son un tesoro.

8 comentarios:

rosa dijo...

Que belleza,es un tesoro¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡.besos

Bruna dijo...

Son preciosas!!!!!!!!!!!!!!!
Petonets

Sandra dijo...

Son preciosas, valla tesoro, muchos besos.

Robledo Ruiz dijo...

Lo que daria por meter la mano en esos cajones, no lo puedo remediar es que me gusta todo, felicidades es una joya, todo lo que sacas de esa cajonera, un beso, oye si te sobra algo ya sabes jajajajaja,

Rosalía dijo...

¡Qué tesoro! Yo también guardo algunas de abuelas y bisabuelas. Qué suerte tenerlos cerca para tí. Gracias por mostrarlos.

Marta dijo...

Issabela!!! Qué maravilla, guardalas con mimo porque eso es una reliquia. A ver si nos vemos que no se nada de tí desde hace mil años!!! Un besazo grande

MARIA JOSE dijo...

¡preciosas!!!!!, todo un tesoro.
Besos, Mª José

willma dijo...

Que envidia!!!

No lo dejes al alcance de nuestra mano porque sino esos tesoros desaparecen en minutos!!!

Disfrútalo!